guillermo_gonzalez

Entrevista a Guillermo González, Director Musical de Flashdance

Guillermo González es director musical, instrumentista, compositor y arreglista. Su trabajo junto a la banda de músicos consigue que el musical sea todo un espectáculo para los oídos y que salgáis con el ritmo metido en el cuerpo. Por este motivo, hoy os traemos una entrevista realizada a este gran profesional de la música para que le conozcáis un poquito mejor. ¡Esperamos que os guste!

Guillermo se formó en música clásica y moderna en el Conservatorio de Tarragona, escuela La Vihuela y Escuela de Música Creativa de Madrid. Ha trabajado como director musical en obras de teatro, danza y musicales, tales como “Forever King of Pop” (avalado por la Jackson Family Foundation), “Adán y Eva” en Broadway, “50 sombras! El musical”, “Hoy no me puedo levantar”, “Edipo Rey” (de Jorge Lavelli), “Medea” (de Tomaz Pandur), “The Spanish Trip” y “Federico Reloaded” (ambas de Carlos Chamorro). Ha trabajado también para “El Intérprete”, “El amor está en el aire…”, “El Eunuco” y “Blancanieves Boulevard”.

¿Cómo te empezaste a interesar por la música? ¿Recuerdas algún momento clave en el que te dieras cuenta de que esta era tu vocación?

Comencé a estudiar música en torno a los ocho o nueve años. En aquella época la música no formaba parte del programa de educación primaria, así que mis padres me apuntaron a clases extraescolares junto con mi hermana. Al poco tiempo la profesora les aconsejó que nos inscribieran en el Conservatorio, y así lo hicieron.

En algún momento del proceso de aprendizaje, unos años después, comencé a entender la fuerza que tenía la música como vía de expresión, tanto a la hora de componer como a la de interpretar. Se fue convirtiendo en una necesidad vital para mí. Posteriormente comencé a compaginar los estudios de música clásica con los de música moderna y, a partir de ahí, fue solamente cuestión de tiempo el darme cuenta de que la música era el camino que yo quería recorrer como profesional. Aquella profesora de mi infancia se llama Remei Tell y nunca le estaré lo suficientemente agradecido por haberme ayudado.

¿Cómo comenzó tu trayectoria en el mundo del teatro y los musicales?

La primera obra de teatro para la que trabajé fue Te odio, una ingeniosa comedia de Juanjo Díaz Polo. Disfruté mucho tanto en el proceso previo al estreno como durante las funciones. El primer musical en el que participé fue Hoy no me puedo levantar (en su primera estancia en Madrid). Comencé trabajando como instrumentista y, posteriormente, también como director musical. Fue una gran producción que requirió mucho trabajo y esfuerzo por parte de toda la compañía para mantenerse cuatro temporadas en cartel. A partir de entonces mi vida profesional ha estado siempre ligada a las artes escénicas.

Tras comenzar a compaginar los estudios de música clásica con los de música moderna, fue solamente cuestión de tiempo el darme cuenta de que la música era el camino que quería recorrer como profesional.

¿Qué retos te ha supuesto Flashdance El Musical como director musical? ¿Cuál sería la principal diferencia en comparación con otras obras en las que has trabajado?

Cada musical, según sus características, necesita un reparto con unas cualidades concretas. En el caso de Flashdance prácticamente todo el elenco debe ser capaz de bailar, cantar e interpretar muy bien y ése ha sido el gran reto desde que se iniciaron las audiciones.

Una vez seleccionados los integrantes del elenco comenzamos a trabajar con ellos y, durante toda la época de ensayos, el gran objetivo era, precisamente, que pudieran mostrar sus habilidades «simultáneamente». No es suficiente cantar o bailar bien: hay que hacerlo al mismo tiempo. En Flashdance hay muchas partes cantadas que se ejecutan al mismo tiempo que una coreografía exigente y hay que hacer ambas cosas con calidad. No es sencillo.

Otro reto importante era conseguir que el sonido de Flashdance fuera actual, aunque sin renunciar al espíritu de los años 80. Gracias al trabajo de la banda y los ingenieros de sonido lo hemos conseguido.

¿Cómo es tu relación con la banda de músicos?  

Muy buena. La banda está compuesta por excelentes músicos que, además, son grandes personas. Es un auténtico lujo poder trabajar con ellos.

¿Cuál es tu canción favorita del musical? ¿Por qué? 

La primera respuesta que me viene a la cabeza es Maniac, porque es una canción que me fascinaba ya cuando se publicó en los 80. Pero es cierto que, a lo largo del proceso de montaje del musical, le vas «cogiendo cariño» a determinadas canciones y, por ejemplo, he de decir que me gusta especialmente la última parte de la canción Mi momento (My turn), por la gran exhibición vocal del elenco.

Si tuvieras que dar un solo motivo para ir a ver el musical, ¿cuál sería? 

Hay muchos motivos como para escoger solamente uno pero, como mi departamento es el musical, yo diría: ¡para hacerle un regalo a tus oídos!

 

¿Habéis visto ya las imágenes de los músicos en plena acción? Nosotros tenemos claro que Guillermo y la banda forman un equipazo. Y tú, ¿qué opinas? ¡Cuéntanos en las redes sociales!