Entrevista a Francisco Palazón, violín eléctrico de Flashdance

Nacido en Madrid, Francisco Palazón es violinista y violista de jazz de música moderna. Obtuvo el Título Superior de Violín Clásico en 2009 en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. En julio de 2018 obtuvo el Máster en Interpretación de Violín Jazz por la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMUC), y fue premiado con la beca Anna Riera 2018 perteneciente al Barcelona Jazz Master. Durante estos dos últimos años ha recibido masterclass de grandes figuras del violín jazz como Christian Howes, Fiona Monbet, Casey Driessen y Jason Anick. También ha trabajado junto al percusionista de jazz y flamenco Guillermo McGuill. Ha sido miembro de la Joven Orquesta Nacional de España y la Joven Orquesta Sinfónica del Teatro Real de Madrid y, actualmente, colabora con la Orquesta Sinfónica del Gran Teatre del Liceu de Barcelona.  Es profesor de violín jazz en L’AULA de Música Moderna y Jazz del Conservatori del Liceu y Profesor de Violín en Escuela de Sotomesa de Madrid, además de violista en Mis Primeras Cuatro Estaciones de Vivaldi, en el Teatro Lara de Madrid.

Después de haber tocado el violín durante prácticamente toda su vida, llega a Flashdance para formar parte de la banda de músicos con su violín eléctrico. ¿Quieres conocerle un poco más? ¡Aquí tienes su entrevista!

¿Cómo empezaste a formar parte del equipo de Flashdance y cuáles fueron tus impresiones tras los primeros ensayos?

Recibí la llamada de Guille, nuestro director musical. No nos conocíamos, pero desde el primer momento me transmitió una confianza y una profesionalidad absoluta, así que no dudé en subirme al carro. Cuando llegué al primer ensayo y puse cara al resto de compañeros, vi que era el más joven con diferencia. Reconozco que esto me impuso mucho respeto (se ríe) ¡pero no puedo estar más agradecido! Desde entonces no he dejado de aprender de cada uno de ellos, todos musicazos con una experiencia enorme y, aparte, personas increíbles. Y algo muy importante es que, desde el primer ensayo hasta hoy, ¡el ambiente y la energía que hay en nuestra banda es fantástico!

Ahora que ya hemos visto el indiscutible éxito del musical, ¿qué opinas de la acogida que ha tenido por parte del público y la importancia que este le otorga a la banda sonora?

Creo que el público que estamos teniendo es maravilloso. Yo particularmente, desde mi posición en el foso del teatro, veo a diario las reacciones que tienen tanto adultos como niños a lo largo del espectáculo, y ves cómo se contagian de la energía de temas como Maniac, I Love Rock and Roll, What a Feeling… Incluso hay veces que puedes intuir cómo aguantan sus ganas de levantarse de su butaca y ponerse a bailar y a cantar las letras.

Creo que esto es algo muy importante y muy característico de Flashdance. Es un show que te invita a participar en él, a disfrutar de la música, a no quedarte sentado en tu sitio, como suele ocurrir la mayoría de las veces cada vez que cualquiera de nosotros vamos al teatro.

Flashdance es un show que te invita a participar en él, a disfrutar de la música, a no quedarte sentado en tu sitio, como suele ocurrir la mayoría de las veces que vamos al teatro.

¿Cuál dirías que es el aspecto más importante que, como violinista, aportas a la banda?

Pues creo que bastante energía, aunque esto es algo general por parte de todos. En mi caso, Guille me ha dado mucha libertad para improvisar y eso es superimportante para mí, ya que dejé el mundo clásico porque necesitaba hacer algo que fuera más allá de interpretar una partitura. Por eso me formé específicamente en improvisación y música moderna. Ahora en Flashdance siento que he podido mostrar tanto al público como a mis compañeros la infinidad de cosas que un violín puede hacer, y romper con el estereotipo que todos tenemos en mente cuando pensamos en un violinista.

Después de haber tocado el violín a nivel profesional en diferentes orquestas, conciertos, competiciones… ¿Qué significa para ti formar parte de la banda de músicos de Flashdance El Musical?

Teniendo en cuenta que este es el primer musical que hago, creo que he entrado por la puerta grande en lo que a compañeros de banda se refiere. ¡No puedo sentirme más afortunado de formar parte de esta banda! Hay muy buen rollo y eso es algo que difícilmente se encuentra en las orquestas, competiciones, etc.

¿Consideras que el violín eléctrico aporta más al musical, a nivel de instrumento, frente al violín clásico?

Para este repertorio es un verdadero acierto contar con un violín eléctrico. ¿Sería posible hacerlo con un violín clásico? También, pero creo que va mucho más con la estética del musical y da mucho más juego a la hora de agregarle efectos. Además, tenemos la gran suerte de que Yamaha nos ha puesto todos los instrumentos de la banda, lo cual es un lujo y una oportunidad única de poder disfrutar de la calidad de sus instrumentos.

En pocas palabras, ¿qué te ha aportado Flashdance tanto a nivel profesional como personal?

Flashdance me ha aportado mucho, grandes amigos y una experiencia inolvidable en mi carrera. Realmente estoy viviendo una etapa que sin duda quiero aprovechar al máximo y disfrutarla todo el tiempo que se pueda, ¡que esperemos que sea mucho!